domingo, 9 de octubre de 2016

El sentido de la vida en la 4º Revolución Industrial


No estamos en una época de cambios. Estamos en un cambio de época”, así resumiría todo lo que a continuación les voy a explicar/contar.

Pero primero de todo, ¿qué es esto de la 4º Revolución Industrial?

La Industria 4.0 (o la 4º Rev. Industrial) es tan solo una idea para definir el cambio de tendencia en el modo de organizar los medios de producción, enfatizado y acentuado en la idea de una creciente digitalización y coordinación cooperativa.

Con la Primera Revolución Industrial vino el desarrollo de la máquina de vapor y de la mecanización (segunda mitad del siglo XVIII) que, como todos ustedes ya saben, comportó la emigración masiva (éxodo rural) del campo a la ciudad; la Segunda Rev.Ind. trajo el desarrollo de la electricidad (finales siglo XIX); y con la Tercera, la automatización (siglo XX).

En esta nueva etapa (4º Rev. Ind.), la transformación industrial estará sustentada en la llamada fábrica inteligente (Smart-factories: mayor adaptabilidad a necesidades y a procesos de producción y asignación más eficiente de los recursos, gracias al desarrollo de las nuevas tecnologías) y en el internet de las cosas (Internet of things: interconexión digital de objetos cotidianos con internet.)

Como pueden suponer, este cambio en el modo organizativo y productivo de la industria comportará (también) una serie de cambios en todos los ámbitos de nuestra vida, al igual que pasó con  las anteriores revoluciones. No obstante, en esta ocasión quizá el cambio sea mucho más significativo. A continuación les voy a explicar el porqué.

sábado, 1 de octubre de 2016

Coste de oportunidad


Quizás éste sea el término más importante del que nunca nadie ha oído hablar y, sin embargo, determina la mayoría de las acciones que hacemos.
El coste o costo de oportunidad no es más que aquello que renunciamos cuando tomamos una decisión. Los seres humanos nos enfrentamos a disyuntivas (tenemos que elegir entre A o B), por tanto, escoger una opción implica renunciar implícitamente a la otra.

Por ejemplo: las horas que dedicas a trabajar, las podrías dedicar a dormir, a estudiar, al ocio, etc. Sin embargo, ¿por qué decides ir a trabajar en vez de estudiar o no hacer nada? Simple, porque evalúas los beneficios o el valor que te aportará hacer una cosa en comparación con otra. Si trabajar te aporta un mayor valor que ir a estudiar, escogerás ir a trabajar en vez de ir a estudiar y viceversa.